¿Cómo hacer un castillo de chocolate para el postre?

Si tienes niños, sabrás que todos aman los dulces y los postres, de hecho, es muy fácil afirmar que la mayoría encuentra una fascinación por cualquier cosa que contenga chocolate.

En esta ocasión te enseñaremos a hacer un castillo de chocolate, para que de esta manera sorprendas a tus hijos y les regales un momento de magia y felicidad, además de que será algo delicioso que también podrás disfrutar.

¿Fácil o complicado?

Puede que hacer un castillo de chocolate suene como una tarea complicada o a una receta muy elaborada. Lo más probable es que pienses que si no eres un cocinero experto, esto será casi imposible de realizar. Sin embargo, aquí te traemos una forma original y muy sencilla de hacer un castillo de chocolate para que todos puedan disfrutar de él y te diviertas preparándolo juntos a tus hijos.

La fortaleza

Para crear las paredes o la mayor parte de la estructura del castillo, prepararemos un biscocho de chocolate.

Ingredientes

  • Mantequilla
  • Azúcar
  • Huevos
  • Leche
  • Harina
  • Polvo de hornear
  • Chocolate o cacao en polvo

Preparación

Colocaremos 250 gramos de mantequilla y 4 tazas de azúcar para luego proceder a mezclarnos bien. Una vez tengamos una mezcla homogénea, añadiremos 8 huevos y 6 tazas de harina y continuaremos mezclando bien, para posteriormente, añadir las 2 tazas de leche y terminar de mezclar todo.

Luego de esto, cuando tengamos una mezcla homogénea, la verteremos en un molde cuadrado, y lo llevaremos al horno durante 45 minutos a 350 C°. Una vez horneado, podemos empezar a hacer un castillo de chocolate.

Decoración de las paredes

Lo único que vamos a necesitar, son las barras de chocolate que más nos gusten y pegarlas a los lados del bizcocho.

Para esto, necesitaremos un almíbar que se hace con media taza de azúcar impalpable y un cuarto de taza de jugo de limón aproximadamente (todo dependerá del tamaño de nuestro bizcocho). Mezclaremos ambos ingredientes y esto nos servirá para que los chocolates se mantengan adheridos a los bordes del bizcocho.

Las torres del castillo

Para colocar las torres, te traemos dos opciones, una un poco más sencilla que la otra, pero ambas deliciosas y perfectas para hacer un castillo de chocolate ideal.

Opción 1

Podemos preparar un mini bizcocho de chocolate y con un cortador de forma circular, ir cortando todo el bizcocho en varios círculos que luego, con el almíbar que preparamos antes (limón y azúcar) o una crema de chocolate, podemos pegarlos uno sobre otro hasta que alcancen la altura que sea de nuestro agrado y así colocarlos en una equina de la estructura que ya habías realizado con el bizcocho y los chocolates.

En la punta de la torre, podemos colocar un topping de suspiro con ayuda de una manga pastelera, para que le de la forma de una punta y se asemeje más a los tejados de las torres.

Opción 2

Esta es la opción más sencilla y consiste en comprar unos 4 paquetes de oreos, las cuales las colocaremos una sobre otra, pegándolas con crema de chocolate, para que se sostengan y podamos colocarlas en las esquinas del bizcocho. De este modo habremos realizado una torre, que podemos complementar colocando algunos cuadritos de una barra de chocolate, pegado en la punta de la torre y así dar la alusión a las torres de vigilancia de los castillos.

La realeza del dulce

De seguro tus hijos quedarán encantados con este mágico postre, además de que querrán comer más una vez que lo prueben. En definitiva es una actividad culinaria o pastelera que vale la pena intentar, puesto que será lo más divertido que hagas y podrás incluir a los pequeños de la casa y enseñarlos a hacer un castillo de chocolate.