¿Cómo hacer quesillo?

Uno de los postres predilectos en Latinoamérica, es el quesillo, en otras latitudes también es conocido como flan, pero en realidad se trata de una variante del flan, ya que su aspecto es similar y también lleva el proceso de baño de María, los materiales que se necesitan son muy sencillos, posiblemente los tengas hasta en tu casa.

¿Qué se necesita?
Los ingredientes que se necesitan son muy sencillos de conseguir, lo primero son cuatro huevos, azúcar, una lata de leche condensada, una taza de caramelo (se hace con azúcar), una taza de leche descremada, una cucharadita de vainilla, un poco de brandy o vino blanco.

Primer paso
Lo primero que necesitas para comenzar a realizar tu quesillo, es tomar todos los huevos, comenzarlos a batir junto con la leche condensada, luego agrega el vino blanco, bátelo todo hasta que se vea como una espuma muy blanca, el tiempo estimado para batir a mano son diez minutos, en batidora cinco minutos, mientras más minutos mejor.

Hacer el caramelo
Para realizar el caramelo necesitarás una olla mediana, doscientos gramos de azúcar y un vaso de agua, a llama muy baja deja que el agua este en ebullición, en ese momento agrega el azúcar, déjalo cocinar hasta que se espese y se vea dorado, pero muy pendiente de que no se queme, porque de lo contrario quedará amargo, su aspecto debe ser un poco espeso.

Busca el molde
Cuando ya tengas el caramelo pásalo al molde donde vas a realizar él quesillo, después de ello agrega la mezcla previamente batida de los huevos con la leche condensada, cerciórate bien que el caramelo quede en el fondo del molde, luego de ello colocarás el molde en el horno a baño de maría, a una temperatura de 180 grados centígrados, dejar cocinar una hora y media a dos horas.

Es importante resaltar que para saber si está listo, debes introducir un cuchillo si sale limpio, ya está cocido, dejar que se enfríe un rato y colocar a refrigerar en la nevera.

El quesillo es una receta muy sencilla y súper económica que es ideal para una rica merienda o para disfrutar como postre a cualquier hora.